BLOG - Montañola Assessors, Consultores legales y económicos – Gestoría

El Salario en especie

EL SALARIO EN ESPECIE

A este tipo de salario también se le conoce como retribución flexible. Obviamente, no es sustitutivo del salario monetario, pero hay casos en que, si así lo permite la ley, el convenio colectivo, y ha quedado pactado en el contrato de trabajo entre los dos partes, la empresa podrá retribuir parte del salario en especie. El que nunca podrá hacer es imponer-el de manera unilateral. L´acuerdo entre los partos, será necesario. - Límites: no podrá ser nunca superior a el 30% del total del salario, y además el salario en dinero no podrá ser nunca inferior al salario mínimo interprofesional. Cualquier pacto que contravenga este límite se considerará. Ejemplos de salario en especie: transporte a la empresa, tickets restaurando o comedor subvencionado, participaciones y acciones de la empresa, coche d´empleas (que utiliza el trabajador también en su vida privada), casa de empresa (vivir gratis en la casa o en un alquiler rebajado respecto del precio del mercado), suscripción de planes de pensiones o seguros médicos, servicio de guardería, préstamos, pago de la conexión a internet en casa: sobre todo para trabajadores que teletrabajan, compra de material a través de la empresa, acceso a cursos de formación, plus transporte, plaza de parking: cuando se puede utilizar también fuera de l´horario de trabajo o teléfono de empresa: cuando se puede utilizar también de forma privada y no sólo por cuestiones de trabajo. Es salario únicamente si de verdad retribuye los servicios prestados por el trabajador. Si es mediano que se entrega al trabajador porque haga su trabajo, o es una compensación por los gastos tenidos mientras se trabajaba, entonces no será un salario en especie): Si el coche que deja la empresa se utiliza sólo para trabajar, se recoge diariamente en la empresa o sólo se puede utilizar para los servicios que dice la empresa, entonces no estaremos ante de un salario en especie. Lo mismo sucede con el teléfono. Las dietas son una compensación de los gastos, no salario en especie, que ha tenido un trabajador de hacer para comer cuando s´ha encontrado fuera de casa o del lugar normal de trabajo. Sí que lo son los tickets restaurando o al comedor de la empresa, puesto que en estos casos s'está en el centro de trabajo y el trabajador puede optar para no comer aquí, o no consumir e ir a casa a comer, o llevarse una fiambrera. Los gastos de alojamiento son salario en especie cuando la empresa paga la la vivienda habitual. No forman parte de este supuesto cuando temporalmente l´emprendida envía a un trabajador fuera de su centro de trabajo y tiene que dormir fuera de o un alojamiento que tiene que tener para prestar servicios en un lugar diferente al que se vive. La formación: si la empresa tiene una obligación de dar un curso a los trabajadores, como puede ser en prevención de riesgos laborales, no será una retribución en especie. Si en cambio son cursos de otro tipo, será salario. El simple hecho que haya una cafetería en el centro de trabajo no implica un salario en especie. Pero si comer en esta cafetería es gratis o más barato que el precio del mercado, asumiendo la empresa estos costes, entonces sí que lo será.   Tampoco serán retribuciones en especie cuando, por ejemplo, se compense al trabajador por otros gastos que ha tenido trabajando, para tener que usar un parking o pasar por un peaje, para tener que usar un taxi para ir a una reunión, etc. Tampoco es un salario en especie las indemnizaciones legales, como el pago de los gastos de mudanza cuando un trabajador sufre una movilidad geográfica y tiene que cambiar de manera definitiva su lugar de residencia.   El salario en especie es salario a todos los efectos: cotiza y tributa Esta retribución en especie tiene que ser computada como parte del salario a todos los efectos: cotiza para la Seguridad Social, tiene retenciones d´IRPF, etc., de forma que cuando se necesita calcular la base de cotización o reguladora para recibir alguna prestación, ya sea de la Seguridad Social como la prestación por desocupación, se tiene que calcular incluyendo el salario en especie. Igualmente la empresa tendrá que practicar las retenciones oportunas de l´IRPF, y el trabajador tendrá que declarar este salario en la declaración de la renta. Así mismo, se tiene que tener en cuenta para el cálculo de las indemnizaciones por despido.

Las excedencias laborales

Las excedencias

LAS EXCEDENCIAS DE LOS TRABAJADORES Se entiende por excedencia voluntaria la suspensión del contrato de trabajo solicitada por el trabajador durante un periodo de tiempo mínimo de 4 meses y máximo de 5 años, a pesar de que por convenio colectivo se puede establecer más tiempo (arte. 46 del Estatuto de los Trabajadores). Se prevén tres tipos de excedencias: excedencia forzosa, excedencia voluntaria (analizada en esta entrada) y excedencia por cura d´un familiar dependiente de hasta segundo grado o d´un hijo menor de tres años. LA EXCEDENCIA VOLUNTARIA Los efectos de solicitar una excedencia son, en primer lugar, la suspensión de la relación laboral (no la extinción) de forma que el trabajador no tiene que acudir al puesto de trabajo y el empresario no tiene que abonar el correspondiente salario y, en segundo lugar, mantener la buena fe contractual. No se computa a efectos de antigüedad y nace un derecho de reingreso preferente en pro al trabajador, es decir la empresa en el momento de la reincorporación del trabajador tiene que ofrecerle trabajo en el momento que exista una vacante pero no opera reserva de puesto de trabajo). Para que su solicitud sea efectiva tiene que concurrir se siguiente requisito en la persona solicitante: tener mínimo 1 año d´antigüedad a l´emprendida. Sin embargo, si un trabajador ya ha solicitado una excedencia voluntaria habrá d´esperar que transcurran al menos cuatro años desde el final de l´anterior excedencia para poder volver a exigirla. A pesar de no ser requisito es mejor hacer la solicitud por escrito y se requiere el visto bueno de la empresa puesto que la presa de esta decisión por voluntad unilateral del trabajador miedo considerarse abandono del puesto de trabajo. Se recomienda avisar con una antelación de 15 días a pesar de que la ley no prevé plazo si que miedo exigirse al convenio colectivo.   El reconocimiento por parte de la empresa tiene que ser expreso y, a pesar de no ser una obligación, de forma escrita.   Se posible trabajar en un otra empresa siempre que no concurra con un supuesto de competencia desleal que ponga en detrimento la buena fe contractual. LA REINCORPORACIÓN Se recomienda solicitar el reingreso con antelación, mediante escrito de fin de excedencia y solicitud de reincorporación, puesto que en caso contrario el trabajador perderá su derecho a reincorporarse. Aún así la jurisprudencia ha admitido como válido el comportamiento d´un trabajador que se presentó en su puesto de trabajo el día que finalizaba l´excedencia. El trabajador solicita la reincorporación, y la empresa tiene un puesto de trabajo de acuerdo con su grupo profesional. La empresa acepta la solicitud, el trabajador se reincorpora y conserva la antigüedad y puesto de trabajo.  El trabajador solicita la reincorporación y la empresa no tiene un puesto de trabajo. La vinculación laboral no se rompe, y el trabajador tiene un derecho preferente que no se materializará hasta que la empresa tenga un puesto de trabajo. En caso de que se conozca que sí que hay un puesto de trabajo se tendrá que pedir mediante una demanda de derecho. La empresa niega el derecho del trabajador. El trabajador tiene que pedir por despido improcedente.

Declaración de la Renta 2018: Novedades que deben tener en cuenta los trabajadores autónomos

Declaración de la Renta 2018: Novedades que deben tener en cuenta los trabajadores autónomos

Declaración de la Renta 2018 de trabajadores autónomos Así, los beneficios fiscales que tendrán los trabajadores autónomos al presentar su Declaración de la Renta 2018 son los siguientes: Los trabajadores autónomos que compraron su vivienda habitual entes de 2013 y se dedujo cantidades por ella podrá aprovechar la deducción por inversión en vivienda vigente. La cuantía máxima a desgravar son 1.356 euros. Los trabajadores autónomos que vivan de alquiler desde antes de 2015 y se hayan deducido este concepto podrán volver a deducirse gastos en la Declaración de la Renta 2018. Los trabajadores autónomos que ejerzan su actividad en su propio domicilio, siempre que lo tengan declarado como afecto parcialmente a la actividad, podrán deducirse un 30% sobre la proporción que supongan los metros dedicados a la actividad respecto a los totales del inmueble de los suministros de electricidad, gas, agua, telefonía e internet además de poder deducirse el pago del IBI. Los trabajadores autónomos podrán deducirse también un máximo de 26,27 euros diarios en concepto de gastos de dietas siempre y cuando se deban al desarrollo de la actividad económica, que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería, que se paguen por medios electrónicos y que se disponga de factura. Los profesionales podrán desgravarse los gastos por seguros médicos por la propia cobertura del autónomo, la de su cónyuge y la de sus hijos menores de 25 años con un máximo de 500 euros por persona. Los trabajadores autónomos que en 2017 o 2018 vayan a ampliar la plantilla podrán beneficiarse del régimen especial de empresas de dimensión reducida. Y, si adquiere bienes inmuebles, podrá amortizar hasta 120.000 euros por persona. Teniendo en cuenta estos beneficios fiscales, los trabajadores autónomos podrán tener una menor carga fiscal de cara a la presentación de la Declaración de la Renta 2018 pero, aunque la presentación tenga lugar en abril de 2019, es importante tener en cuenta estos beneficios a lo largo del ejercicio 2018.

BUSCAMOS SOLUCIONES A SUS PROBLEMAS LEGALES